Aceites esenciales que mejoran la circulación

Piernas en forma

Si pasas muchas horas de pie o tienes un trabajo muy sedentario, es posible que sientas pesadez de piernas, hinchazón y otro tipo de molestias derivadas de una mala circulación sanguínea.

Para mejorar estos trastornos, es fundamental seguir ciertos consejos como practicar ejercicio regularmente, evitar baños muy calientes, evitar vestirte con prendas que compriman las piernas o el abdomen y, sobre todo, realizar masajes en las piernas con regularidad.

Cómo te pueden ayudar los aceites esenciales


Las propiedades descongestivas, antiinflamatorias y drenantes de algunos aceites esenciales ayudan a:

– Favorecer la  circulación venosa y el drenaje linfático

– Alivian la sensación de pesadez en las piernas y rebajan la hinchazón

– Mejoran los síntomas derivados de la retención de líquidos, celulitis, varices…

Básicos que no pueden faltar en tu botiquín


Cuando necesites darle un respiro a tus piernas, o en verano, cuando el calor dificulta la circulación sanguínea, ten siempre preparado un pequeño botiquín con los siguientes aceites esenciales:

LIMÓN, CIPRÉS, ENEBRO, ROMERO, HINOJO, VETIVER, NARANJA y POMELO

Cómo utilizar tus aceites esenciales


PREPARA TU ACEITE DE MASAJE REPARADOR

Debido a su alta concentración, los aceites esenciales han de ir siempre diluidos en un aceite vegetal para su aplicación. Los más recomendables en este caso son el aceite de Almendras y el aceite de Avellanas.

– El aceite de ALMENDRAS es muy apropiado por su efecto antiinflamatorio, calmante, drenante y fácil absorción. Además, hidrata y nutre la piel gracias a su  alto contenido en ácidos grasos y vitaminas.

– El aceite de AVELLANA contiene propiedades calmantes y se absorbe con facilidad. Gracias a su alto contenido en ácidos grasos y vitaminas A y E, hidrata la piel, la protege y favorece su regeneración.


PROPORCIONES RECOMENDADAS

Para elaborar tu aceite de masaje circulatorio mezcla 50 ml de aceite vegetal con 25-30 gotas de aceite esencial en total; puedes utilizar uno o mezclar varios a tu gusto (limón, ciprés, enebro, romero…). Guarda la mezcla en un envase de cristal oscuro y utilízalo con regularidad.

También es buena idea incluir el hidrolato o AGUA FLORAL DE ROMERO en tu masaje de piernas, ya que este favorece la circulación sanguínea y actúa como antiinflamatorio. Utilízalo antes de aplicar el aceite masaje para tonificar y ayudar a la absorción.

Retención de líquidos

En este caso, los aceites esenciales de HINOJO, VETIVER, ENEBRO, LIMÓN y POMELO son un buen remedio para favorecer la circulación y reducir la inflamación.

Prepara tu aceite de masaje con alguno (o varios) de estos aceites esenciales como te hemos indicado, y aplica  la mezcla en las piernas desde los tobillos hacia la ingle mediante movimientos circulares. Hazlo con regularidad.

Piernas cansadas y varices

Los aceites esenciales de CIPRÉS, ROMERO o LIMÓN son una buena elección para aliviar la pesadez e hinchazón de piernas.

Prepara tu aceite de masaje con alguno de estos aceites esenciales (si combinas los tres, mucho mejor) diluido en aceite vegetal de almendras (recuerda, aproximadamente 25-30 gotas para 50 ml), y realiza un suave masaje desde los tobillos hacia ingle para favorecer el retorno venoso; sentirás un alivio inmediato.

–En caso de VARICES, utiliza esta mezcla para activar la circulación, calmar el dolor y reducir la inflamación de las venas.

– También puedes preparar tu propio ALCOHOL DE ROMERO TONIFICANTE.

Para ello añade a 50 ml de alcohol 96 (siempre es preferible que sea de uso alimentario, sin benceno añadido) 30 gotas de aceite esencial de romero y aplica una friega por la mañana en las piernas desde tobillos hacia la ingle.


Si lo prefieres, tienes tu aceite de masaje listo para disfrutar.

El ACEITE DE MASAJE PIERNAS RELAX, elaborado a partir de aceite de almendras y aceites esenciales de Ciprés, Romero y Limón, activa la circulación y ayuda a rebajar la inflamación. Aplícalo, sobre todo, al final del día y sentirás un alivio inmediato en las piernas. Si lo utilizas con regularidad, te ayudará a mejorar las varices y a prevenir su aparición.


La mala circulación sanguínea también puede ocasionar otro tipo de trastornos circulatorios como hemorroides, hipertensión o dolor de cabeza.

Si sufres de hemorroides

Un consejo de debes seguir es eliminar de tu dieta las comidas picantes, el alcohol y la cafeína.

Para calmar las molestias y reducir la inflamación puedes tomar un baño de asiento. Para ello vierte al agua tibia del bidé 3 gotitas de aceite esencial de ENEBRO o CIPRÉS y permanece en él un rato.

·Puedes preparar una loción con alguno de estos aceites esenciales y aceite de almendras o hipérico (3 gotitas de aceite esencial para 25 ml de aceite vegetal) y aplicarla sobre la hemorroide siempre que lo necesites; sentirás un alivio inmediato.

Hipertensión

Los aceites esenciales de NARANJA e YLANG YLANG contienen propiedades antiespasmódicas y relajantes del sistema nervioso, por esta razón, son muy interesantes para la gestión del estrés y de trastornos nerviosos que puedan repercutir en un aumento de la tensión.

·Para ayudar a bajar la tensión arterial, simplemente añade unas gotitas de alguno de estos aceites en un pañuelo de papel, acércatelo a la nariz e inhala.

·También puedes preparar una loción con aceite vegetal de  avellana y aplicarla en el plexo solar o en los pies.   

Dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede ser otro signo de una mala circulación sanguínea.

·Para calmarlo puedes poner unas gotitas de aceite de CITRONELA, CLAVO, ESPLIEGO o LAVANDA en una compresa humedecida con hidrolato de romero, manzanilla…y aplicarlo en las sienes y frente.

·También puedes preparar una mezcla  con algunos de estos aceites esenciales diluidos en aceite de almendras y masajear la zona.

·Como alternativa puedes poner unas gotitas en un pañuelo e inhalar  hacer vahos en agua caliente. Para ello vierte en 1L de agua caliente 2-3 gotas de aceite esencial, cubre la cabeza con una toalla y respira el vapor.

Otros aceites esenciales útiles en este caso son el aceite de Eucalipto, Geranio (neuralgia facial), Hierbabuena, Menta, Jengibre, Pino o Ravintsara.