Aceites esenciales en invierno

Respira mejor y afronta el frío con ánimo

Con la bajada de temperatura llegan también los resfriados, gripe y catarros…Afortunadamente los aceites esenciales pueden ser muy útiles para sobrellevar el invierno con energía, combatir las infecciones más frecuentes de esta época y aliviar sus síntomas más comunes acelerando el proceso de recuperación.

Como siempre, te recomendamos precauciones en su uso y utilizarlos siempre que el problema sea leve. En el caso de afecciones más graves debes acudir a tu médico.

¿Cómo pueden ayudarte los AE?

  • Los aceites esenciales ayudan a reforzar el organismo y estimulan las defensas naturales para combatir las infecciones.
  • Limpian las vías respiratorias despejándolas y ayudándonos a respirar mejor.
  • Ayudan a tratar infecciones respiratorias originadas por el ataque de virus y bacterias (gripe, resfriado, bronquitis, sinusitis, amigdalitis…)
  • Ayudan a aliviar los síntomas más comunes como la congestión, mucosidad, tos y el malestar general
  • Purifican el ambiente y lo mantienen limpio de microorganismos de la atmósfera evitando contagios

Básicos que no pueden faltar en tu botiquín

Las propiedades antivirales, antibacterianas y analgésicas de ciertos aceites esenciales pueden ayudarte a combatir virus y bacterias y a la vez aliviar los síntomas de resfriados, gripe…Por eso, te recomendamos una lista de aceites esenciales que no pueden faltar en casa:

EUCALIPTO, HIERBABUENA, TOMILLO, CIPRÉS, PINO, AJEDREA, HISOPO, RAVINTSARA.

Para prevenir

Lo mejor para evitar estas enfermedades respiratorias es mantener el ambiente limpio y despejado. Ten en cuenta que tanto la gripe como el resfriado se transmiten normalmente de persona a persona, por vía aérea,

Para mantener el aire limpio vierte unas gotas de aceite esencial de HISOPO en tu difusor de aromas durante el día. Por la noche coloca un bol de agua caliente sobre la mesita de noche con unas gotitas de  aceite esencial de AJEDREA; así protegerás el ambiente de bacterias al mismo tiempo que liberas tensiones acumuladas durante el día.

Refuerza tu sistema inmune. El aceite esencial de TOMILLO es una buena elección, ya que favorece la división celular y nos ayuda a contar con linfocitos dispuestos a protegernos.

Otra forma de prevenir ante los primeros síntomas o si hay algún miembro de la familia contagiado, es combinar aceite esencial de EUCALIPTO, HISOPO Y RAVINTSARA en tu difusor de aromas o bien  preparar un aceite de masaje (8 ó 10 gotas de los aceites esenciales mencionados en 25 ml de aceite de almendras) para aplicar en el tórax o en la parte alta de la espalda

Si ya es demasiado tarde y los virus y bacterias campan a sus anchas:

ALIVIO DEL RESFRIADO

Para aliviar la mucosidad, tos y malestar general, recomendamos hacer vahos con aceite esencial de EUCALIPTO, HISOPO, MEJORANA o ENEBRO. Calienta agua y añade uno o varios de estos aceites, cubre la cabeza con una toalla, y aspira profundamente el vapor; así mantendrás a raya los gérmenes y la recuperación será más rápida.

Otra opción es preparar un bálsamo respiratorio casero simplemente añadiendo 15 gotas de aceite esencial de eucalipto en 25 ml aceite de almendras y aplicarlo en la parte alta de la espalda y tórax.

CONTRA LA GRIPE

Calienta agua y añade  aceite esencial de EUCALIPTO, AJEDREA, HIERBABUENA o INCIENSO (puedes combinar varios), cubre la cabeza con una toalla, y haz vahos aspirando profundamente. También puedes poner unas gotitas en tu difusor de aromas.

Un masaje en los pies también puede mejorar los síntomas y el malestar. Utiliza alguno de estos aceites esenciales o varios mezclados con aceite de almendras. (25 gotas en 25 ml.)

Si tienes a mano aceites de lemongrass, mejorana, menta o pimienta negra también puedes añadirlos.

ALIVIO DE LA SINUSITIS

Cuando sientas los primeros síntomas de la sinusitis (dolor y presión detrás de los ojos, secreción y congestión nasal, dolor de cabeza…) pon unas gotitas de aceite esencial de EUCALIPTO, HIERBABUENA o TOMILLO (puedes combinarlos) en agua caliente y haz vahos cubriendo la cabeza con una toalla hasta que el agua se enfríe.

También es buena idea dar un masaje recorriendo los senos frontales (encima de las cejas) con alguno o varios de estos aceites esenciales diluidos en aceite de almendras. (8 ó 10 gotas en 25 ml)

CONTRA LA AMIGDALITIS / FARINGITIS

Ante las primeras molestias (típico picor de garganta, inflamación…) haz gárgaras con unas gotitas de aceite esencial de SALVIA, RAVINTSARA o PINO, eso sí, siempre mezclados con agua tibia. También puedes mezclar alguno o varios con aceite de almendras y aplicar en masaje sobre la garganta o en masaje de reflexología podal. (5 ó 6 gotas en 25 ml)

Si quieres, puedes añadir también aceite esencial de mirra o pimienta negra.

CONTRA LA BRONQUITIS

Para limpiar los bronquios y despejar la tos y la mucosidad, pon unas gotas de aceite esencial de CIPRÉS, PINO o TOMILLO (puedes combinar varios) sobre un pañuelo, en el pijama o bufanda  y aspira cuando lo necesites. También es buena idea añadir 2 ó 3 gotas de aceite esencial a un litro de agua muy caliente y hacer vahos  cubriendo la cabeza con una toalla y aspirando profundamente  el vapor hasta que se enfríe el agua.

Otra opción para aliviar la tos nocturna, es diluir uno o varios  de estos aceites esenciales en aceite de almendras y preparar una mezcla (8 ó 10 gotas en 25 ml) para aplicar  sobre el pecho y la parte alta de la espalda antes de dormir. Puedes combinarlos también con eucalipto, incienso, albahaca, enebro….

ALIVIO DE LA ALERGIA LEVE

Cuando se presente la congestión, secreción nasal, picazón o lagrimeo de los ojos por la presencia de los típicos alérgenos (polen, ácaros, polvo de las mascotas, etc), lleva un pañuelo de papel con unas gotitas de aceite esencial de CIPRÉS, HISOPO u ORÉGANO (o los tres), y aspira cuando lo necesites.  Puedes añadir también tomillo, incienso o mirra.