Aceites esenciales cutis graso

Piel equilibrada y sana

La piel grasa requiere unos cuidados que incluyen limpiar, tonificar e hidratar, al igual que en el caso de piel seca y mixta. Los aceites esenciales combinados con aceites vegetales y aguas florales son los mejores aliados para mantener una piel grasa saludable y bonita.

Aceites esenciales básicos para cutis graso

Estos son algunos de los aceites más adecuados para el cuidado de la piel grasa. Recuerda ser muy cuidadoso con las dosis de aplicación, y siempre diluirlos en un vehículo portador (aceites vegetales, hidrolatos…) para evitar la irritación de la piel.

EUCALIPTO, MENTA, HIERBABUENA, LAVANDA, BERGAMOTA, PALMAROSA, MANDARINA, ÁRBOL DE TÉ

Tu rutina diaria con aceites esenciales:

Incorporar aceites esenciales en todas las fases del cuidado natural de nuestra piel, desde la limpieza del cutis,  la tonificación, hasta la hidratación, es muy fácil y te permite prescindir de productos cargados de ingredientes sintéticos.

LIMPIEZA: es fundamental eliminar toda las impureza acumuladas a lo largo del día, maquillaje, sudor, contaminación, etc.,

Prepara tu desmaquillante o limpiador facial con aceite vegetal de jojoba al que puedes añadir unas gotitas de aceite esencial de LAVANDA y LIMÓN (8 ó 10 gotitas en total por 50 ml de aceite de jojoba.) Mézclalo muy bien, aplica un poco sobre un algodón y arrástralo sobre el rostro suavemente.

TÓNICO: Aplícalo con un algodón después de limpiar el rostro para retirar el exceso de la limpieza y tonificar la piel grasa antes de hidratarla. Este paso es muy importante, ya que contribuye a mantener el pH adecuado responsable de que nuestra piel luzca saludable.

Para esto, la mejor opción es usar un agua floral de rosas al que puedes añadir unas gotitas (8 ó 10 para 50 ml. de agua floral) de aceite esencial de MENTA, PALMARROSA o  POMELO para conseguir una mayor tonificación. Agítalo muy bien antes de usar.

HIDRATACIÓN: en el caso de cutis graso también es necesaria la hidratación para que la piel se mantenga sana y lejos de los temidos granitos tan habituales en estas pieles de poro abierto.

– Si quieres, puedes elaborar tu propio aceite hidratante. Para ello utiliza como base aceite vegetal de jojoba, almendras o sésamo. A continuación añade a este una combinación de varios aceites esenciales a tu gusto (EUCALIPTO, MENTA, BERGAMOTA, MANZANILLA…) y mézclalo todo bien. (8 ó 10 gotas en total de aceite esencial para 50 ml de aceite vegetal). Aplícalo cuando no te vayas a exponer al sol.

– También puedes añadir a tu crema habitual unas gotitas de estos aceites esenciales (8 ó 10 gotas en total para 50 ml de crema)

Limpieza profunda de la piel:

Además de mantener una rutina diaria de cuidado, es conveniente realizar periódicamente una limpieza en profundidad de la piel.

BAÑO DE VAPOR FACIAL: ablanda la superficie de la piel y abre los poros, dejando el cutis preparado para la posterior limpieza. El calor incrementa la circulación superficial y relaja los músculos faciales. Al mismo tiempo, la combinación de vapor y aceites esenciales actúa como hidratante.

Hazlo una vez a la semana y asegúrate de que no está demasiado caliente y que la exposición no dure más de 5 minutos. Los aceites esenciales que puedes añadir al vapor son MENTA, HIERBABUENA, PALMAROSA, MANDARINA, LAVANDA y también CITRONELA.

EXFOLIACIÓN: eliminar todas las células muertas acumuladas en la piel y exponer al aire la piel nueva que está debajo es muy aconsejable en el caso del cutis graso. Es importante realizarla de forma correcta, mediante movimientos circulares y suaves.

Para ello puedes preparar una mascarilla facial muy fácil con  3 cucharadas sopera de arcilla verde, 1 cucharadita de hidrolato de rosas y 6 gotas aceite esencial de INCIENSO. Mezcla bien , añade el aceite esencial y remueve para que se distribuya bien. Aplica la fricción con suavidad. Después, lávate la cara con agua templada. Consérvalo en un recipiente cerrado y aplícala una vez a la semana.

GRANOS, FORÚNCULOS

•Para tratar las pieles con acné prepara una mezcla con 10 ml de hidrolato de lavanda y 2 gotas de aceite esencial de ÁRBOL DE TÉ.  Aplica sobre los granitos tantas veces como puedas al día.

•En caso de granos o forúnculos de mayor calibre es muy aconsejable usar aceites esenciales en arcilla blanca o verde para favorecer el drenaje y desinfección.

Para ello mezcla 20 ó 30 gramos de arcilla con hidrolato de lavanda hasta hacer una pasta de fácil aplicación y añade en total 18 ó 20 gotas de aceites esenciales como LAVANDA, ESPLIEGO, LAVANDÍN. o MANDARINA.