Aceites esenciales cutis seco y mixto

Hidrata y nutre tu piel

Seguir una rutina diaria, aunque sea básica, es esencial para hidratar y mantener la humedad de la piel. Los aceites esenciales combinados con aceites vegetales y aguas florales nutren en profundidad, proporcionan un aspecto saludable al rostro, previenen los signos de la edad y dan solución a los problemas característicos de la piel seca.

Aceites esenciales básicos para cutis seco

Estos son algunos de los aceites más adecuados para el cuidado de la piel seca. Recuerda ser muy cuidadoso con las dosis de aplicación, y siempre diluirlos en un vehículo portador (aceites vegetales, hidrolatos…) para evitar la irritación de la piel.

ESPLIEGO, LAVANDA, PALMAROSA, GERANIO, MANZANILLA, HINOJO, INCIENSO, PACHULI

Tu rutina diaria con aceites esenciales:

Incorporar aceites esenciales en todas las fases del cuidado natural de nuestra piel, desde la limpieza del cutis,  la tonificación, hasta la hidratación, es muy fácil y te permite prescindir de productos cargados de ingredientes sintéticos.

LIMPIEZA: es fundamental eliminar toda las impureza acumuladas a lo largo del día, maquillaje, sudor, contaminación, etc..

Para eso nada mejor que preparar tu desmaquillante o limpiador facial con aceite vegetal de albaricoque al que puedes añadir unas gotitas de aceite esencial de LAVANDA o HINOJO (8 ó 10 gotitas por 50 ml de aceite de albaricoque.) Mézclalo muy bien, aplica un poco sobre un algodón y arrástralo sobre el rostro suavemente.

TÓNICO: Aplícalo con un algodón después de limpiar el rostro para retirar el exceso de la limpieza y tonificar la piel antes de hidratarla. Este paso es muy importante, ya que contribuye a mantener el pH adecuado responsable de que nuestra piel luzca saludable.

Como tónico facial, puedes utilizar hidrolato o agua floral de  lavanda, rosas o manzanilla, al que puedes añadir unas gotitas (8 ó 10 para 50 ml. de agua floral) de aceite esencial de LAVANDA, PALMARROSA, GERANIO o MANZANILLA para conseguir una mayor tonificación. Agítalo muy bien antes de usar.

HIDRATACIÓN: hidratarse por dentro es tan importante como hacerlo por fuera. Bebe mucha agua, come fruta y verdura cada día, además de usar alguno de los aceites esenciales que te hemos recomendado.

–Si quieres, elabora tu propio aceite hidratante. Para ello utiliza como base aceite vegetal de jojoba, rosa mosqueta o germen de trigo. A continuación añade a este una combinación de varios aceites esenciales a tu gusto (ESPLIEGO, LAVANDA, PALMARROSA, GERANIO, MANZANILLA, HINOJO..) y mézclalo todo bien. (8 ó 10 gotas en total para 50 ml de aceite vegetal). Aplícalo cuando no te vayas a exponer al sol.

– También puedes añadir a tu crema habitual unas gotitas de estos aceites esenciales (8 ó 10 gotas en total para 50 ml de crema)

Limpieza profunda de la piel:

Además de mantener una rutina diaria de cuidado, es conveniente realizar periódicamente una limpieza en profundidad de la piel.

BAÑO DE VAPOR FACIAL: ablanda la superficie de la piel y abre los poros, dejando el cutis preparado para la posterior limpieza. El calor incrementa la circulación superficial y relaja los músculos faciales. Al mismo tiempo, la combinación de vapor y aceites esenciales actúa como hidratante.

Hazlo una vez a la semana y asegúrate de que no está demasiado caliente y que la exposición no dure más de 5 minutos. Los aceites esenciales que puedes añadir al vapor son MANZANILLA, ESPLIEGO, HINOJO, PALMARROSA…

EXFOLIACIÓN: eliminar todas las células muertas acumuladas en la piel y exponer al aire la piel nueva que está debajo. Al mismo tiempo, favorece el desarrollo y crecimiento de las nuevas capas de piel. Es recomendable para todas las personas, excepto para aquellas que tienen una piel hipersensible. Es importante realizarla de forma correcta, mediante movimientos circulares y suaves.

Para ello prepara una mascarilla muy fácil con:

·3 cucharadas sopera de harina de avena

· 1 cucharadita de hidrolato de manzanilla

· 6 gotas de aceite esencial de ESPLIEGO

Mézclalo todo y remueve para que se distribuya bien. Aplica la fricción con suavidad. Después, lávate la cara con agua templada. Consérvalo en un recipiente cerrado y aplícala una vez a la semana.

Flacidez y cuperosis:

La piel seca puede presentar otros signos característicos, como la flacidez o la cuperosis, que puedes combatir con aceites esenciales.

La FLACIDEZ se debe al envejecimiento, a la exposición prolongada al sol, al tabaquismo… y es frecuente, sobre todo, en cutis seco. Para atenuar y prevenir este problema te recomendamos el uso de aceite esencial de GERANIO, MANZANILLA y también ALBAHACA.

– Para combatirla, prepara tu aceite facial con 8 ó 10 gotas  de alguno de estos aceites esenciales (o mezcla varios) diluidos en 50 ml de aceite vegetal (en este caso es ideal el aceite vegetal de jojoba). Aplícalo cuando no vayas a exponerte directamente al sol, por ejemplo, por la noche.

–También puedes utilizar como alternativa aceite esencial de pachuli, tomillo, mirra o salvia, siempre diluidos en un vehículo portador con las medidas recomendadas.

La CUPEROSIS (pequeños capilares rotos y enrojecimiento) es frecuente, sobre todo, en las pieles secas y sensibles. Los aceites esenciales de GERANIO, PACHULI y  también CIPRÉS  pueden ayudarte a reparar la piel y a mejorar su aspecto.

–Para ello prepara tu aceite casero añadiendo en total 4 ó 5 gotas a 25 ml de aceite vegetal de rosa mosqueta y aplícalo por la noche.

A los anteriores podemos añadir el aceite esencial de MANZANILLA y también ALBAHACA. Prepara la mezcla que más te guste siempre respetando las medidas recomendadas.

CUTIS  MIXTO

La mayoría de los cutis están dentro de este grupo y se caracterizan por presentar zonas secas alrededor de los ojos, la comisura de los labios y el resto, más graso. En estos casos es buena idea el uso de aceite esencial de ESPLIEGO,  GERANIO y también NARANJA, ya que actúan como exfoliantes, tónicos e hidratantes.

–Para ello, añade unas gotitas a tu crema hidratante o aplícalos diluidos en un aceite vegetal adecuado a tu piel como jojoba, almendras… (8 ó 10 gotas para 50 ml de crema o aceite vegetal).

–Para tonificar la piel, utilízalos junto a un hidrolato (lavanda, manzanilla, rosas…)

PIELES MADURAS Y SECAS

Las pieles maduras y más estropeadas necesitan un cuidado especial. Los aceites esenciales  INCIENSO, GERANIO, MIRRA Y PACHULI,  hidratan y nutren en profundidad, ayudan a combatir los signos de la edad y aportan juventud y luminosidad al rostro.

–Puedes añadir 3 gotas de aceite esencial de INCIENSO y 1 gota de GERANIO a 50 ml de crema hidratante de día habitual o bien a 50 ml de aceite vegetal de jojoba, rosa mosqueta o germen de trigo,  aplicando antes algún hidrolato  para ayudar a la absorción.

–También puedes preparar un aceite facial con 50 ml de aceite de jojoba y 4 ó 5 gotas de MIRRA y aplicarlo cada noche.

–Para mantener a raya la flacidez y prevenir la cuperosis, prepara una loción facial con 50 ml de aceite de rosa mosqueta  y añade 1 gota de PACHULÍ, 3 gotas de GERANIO y 2 gotas de YLANG.