Aceites esenciales, vegetales y aguas florales

Para el Verano

Aunque el verano es para muchos sinónimo de vacaciones, playa y sol, las altas temperaturas, el exceso de exposición al sol y los cambios de hábitos de vida, pueden propiciar ciertos problemas característicos de esta época estival.

Por esta razón, además de tener precaución y tomar las medidas recomendadas por los expertos para disfrutar del verano al máximo, te proponemos una selección de aceites esenciales, aceites vegetales y aguas florales pensada para solucionar y prevenir pequeños inconveniente típicos de esta estación y que podrás utilizar en cualquier momento o llevar de vacaciones para cuidarte de forma sencilla y natural.

Prepara tu botiquín natural de verano

En esta época de año, ideal para disfrutar de nuestro tiempo libre con actividades al aire libre y deporte, nuestra piel suele estar más expuesta al medio, así que es probable que podamos sufrir daños como cortes, heridas, rozaduras, quemaduras, o pequeños accidentes y caídas que pueden causar antiestéticos y a veces dolorosos moratones.

En esta época también es común:

  • Las Infecciones por hongos en la playa o en la piscina.
  • Problemas de circulación, retención de líquidos, piernas cansadas…
  •  Sudoración excesiva
  • Molestias digestivas originadas por el exceso con las comidas y bebidas.
  • Picaduras provocados por la mayor presencia de insectos.

Para hacer frente a todos estos pequeños inconvenientes, te recomendamos algunos ACEITES ESENCIALES que pueden resultarte muy útiles y que debes tener siempre preparados en tu botiquín:

  • LAVANDA: Heridas, cortes, rozaduras y quemaduras…
  • ÁRBOL DE TÉ: Tratamiento de hongos, picaduras…
  • LIMÓN y ROMERO: Favorecen y activan la circulación
  • CIPRÉS y RATVINSARA: Sudor excesivo
  • ALBAHACA: Digestiones difíciles
  • CITRONELA y ALBAHACA: Ahuyentan insectos y alivian las picaduras

Los aceites vegetales de ALMENDRA, AVELLANA, HIPÉRICO y COCO, son perfectos para la aplicación de aceites esenciales en verano, ya que además de funcionar como vehículos portadores, contienen en si mismos propiedades calmantes, antiinflamatorias, circulatorias, antibacterianas… Recuerda siempre que los aceites esenciales no se deben aplicar directamente sobre la piel, salvo que se indique lo contrario.

Los hidrolatos o aguas florales de ROSAS, MANZANILLA, SALVIA o ROMERO también pueden funcionar como vehículos portadores para aplicar los aceites esenciales, y como en el caso de los aceites vegetales, también contienen propiedades muy beneficiosas.

Cómo utilizar tu botiquín natural

HERIDAS, CORTES, ROZADURAS Y QUEMADURAS…

El aceite esencial de LAVANDA es perfecto para desinfectar y curar heridas. Para ello, puedes poner 1 ó 2 gotitas de LAVANDA directamente sobre la zona afectada, pero si la zona a tratar es extensa no lo usaremos NUNCA puro. En ese caso, es mejor utilizar una gasa humedecida con un hidrolato, por ejemplo de romero, y a continuación añadir unas gotitas de aceite de lavanda para limpiar la zona.

Si tienes aceite esencial de ÁRBOL DE TÉ también puedes utilizarlo como desinfectante, solo o acompañando a la lavanda.

GOLPES Y MORATONES

En caso de pequeños accidentes o caídas, aplica aceite de HIPÉRICO para aliviar el dolor y evitar la inflamación y la aparición de moratones. Si quieres, puedes añadir 15 gotitas de aceite esencial de LAVANDA o ESPLIEGO a 25 ml. de aceite de hipérico y el efecto será aún más positivo. Aplícalo siempre que lo necesites sobre la zona afectada.

 TRATAMIENTO DE HONGOS EN LA PIEL, PIE DE ATLETA…

El aceite esencial de ÁRBOL DE TÉ es una excelente solución para tratar este problema. Prepara una mezcla añadiendo de 15 a 20 gotas de aceite esencial de árbol de té a 50 ml. de hidrolato, por ejemplo de manzanilla. Mézclalo bien para dispersar las gotitas y aplícalo sobre la zona dañada todas las veces que necesites utilizando unas gasas. Esta mezcla también te puede servir para tratar las picaduras de insectos y heridas.

FAVORECER Y MEJORAR LA CIRCULACIÓN

En verano suelen agravarse los problemas de circulación debido al calor. En este caso los aceites esencial de LIMÓN y ROMERO pueden ayudar a favorecer el retorno venoso (ideal para el tratamiento de varices y piernas cansadas) y el drenaje linfático.

Prepara tu aceite de masaje añadiendo a 50 ml. de aceite de almendras 3 gota de aceite esencial de LIMÓN y 3 gotas de ROMERO. Aplica la mezcla en masaje ascendente desde los tobillos hacia el corazón.También puedes verter la mezcla en un baño aromático.

SUDORACIÓN EXCESIVA

Para controlar el exceso de sudor y el mal olor, puedes elaborar tu desodorante casero diluyendo 10  gotas de aceite esencial de CIPRÉS en 25 ml. de aceite de coco (adecuado en este caso por su acción antibacteriana). Si tienes a mano aceite ensencial de RAVINTSARA puedes incorporarlo a la mezcla  (5 gotas de aceite esencial de CIPRES y 5 gotas de RAVINTSARA) y el efecto será aún mejor. Si te resulta incómoda la sensación grasa puedes añadir esta mezcla a 25 ml. de Hidrolato de Salvia y guardarla en un pulverizador de spray o envase ro-llon. Agita muy bien antes de aplicarlo.

MOLESTIAS DIGESTIVAS

El verano suele ir acompañado de excesos en las comidas y bebidas. En este caso el aceite de ALBAHACA  puede ser muy útil como tónico digestivo tras una comida copiosa. Para facilitar la digestión puedes poner dos gotitas en un trozo de galleta o mezclado con sirope o miel y tomarlo después de las comidas, o bien añadirlo a una infusión.

REPELER INSECTOS Y CURAR PICADURAS  DE INSECTOS

Para evitar la presencia de insectos, vierte unas gotas de aceite esencial de ALBAHACA en un difusor de aromas (10-15 gotas para una habitación de unos 10 metros). También puedes preparar una mezcla repelente para llevar con aceite esencial de ALBAHACA y CITRONELA diluidos en aceite de almendras (10-15 gotas de aceite esencial para 50 ml. de aceite de almendras) y aplicar antes de salir al campo o por la noche.

En caso de picaduras que supuran puedes usar aceite esencial de CITRONELA mezclado con hidrolato de manzanilla para curarlas.

Cuidado de la piel y el cabello en verano

CUIDADO FACIAL:

En verano el rostro necesita cuidado e hidratación extra para evitar que la piel se reseque. Los ACEITES VEGETALES contienen todos los nutrientes que tu piel necesita; ácidos grasos y vitaminas que mantienen la humedad de la piel y regulan su equilibrio. Además, su uso protege de los agentes externos, favorece la regeneración celular y previene y atenúa los signos de la edad. Es importante aplicarlos cuando no te vayas a exponer al sol directamente, preferiblemente por la mañana o por la noche antes de dormir.

Algunos de los más recomendables en esta época son el aceite de JOJOBA, AGUACATE, SÉSAMO y COCO. Estos aceites ayudan a mantener hidratada tu piel, además alivian las quemaduras del sol y son excelentes como aftersun, ya que descongestionan y calman la piel cuando ha sido sobreexpuesta al sol.

Para tratar las pieles especialmente castigadas y maduras, te recomendamos combinar aceite de JOJOBA Y COCO.

Antes de aplicar tu aceite, es buena idea rociar el rostro con algún HIDROLATO O AGUA FLORAL para facilitar su absorción. Además, los hidrolatos son ideales para tonificar y mantener el PH de la piel y aportan sensación de frescor.

Anímate a usar el HIDROLATO o agua floral de ROSAS antes de ir a dormir para limpiar y refrescar tu cutis después de un día de playa o campo, y a continuación aplica tu aceite hidratante. El HIDROLATO de MANZANILLA  es excelente para empezar el día, y gracias a su acción calmante y regenerativa prepara tu rostro para soportar el exceso de sol. Atención, ¡nunca lo consideremos como un protector solar!.

CUIDADO CORPORAL:

Si quieres mantener la piel suave, hidratada y evitar que se reseque por los efectos del sol, aplica aceite vegetal de SÉSAMO, COCO o ALMENDRAS después de la ducha con la piel húmeda. De este modo conseguirás que se absorba con facilidad y notarás una sensación de bienestar y frescor. También puedes preparar tu propia combinación con tus aceites favoritos.

CUIDADO DEL CABELLO:

En verano el pelo tiende a estropearse por los efectos del sol, la playa y la piscina. Para mantener el cabello suave, hidratado y evitar que se reseque y pierda vigor, te recomendamos utilizar aceite de ARGÁN, JOJOBA, AGUACATE o COCO.

Aplica tu aceite antes de la ducha con el cabello seco y cúbrelo con una toalla o gorro de ducha. Déjalo actuar unos 30 minutos y lávalo después.

También puedes preparar una MASCARILLA HIDRATANTE combinando varios aceites y utilizarla cuando lo necesites. A esta mezcla puedes añadir aceite esencial de salvia, romero y manzanilla. (15 gotas de aceite esencial por 100 ml. de aceite vegetal aproximadamente).

Listos para llevar

SINERGIA “REPELENTE”. Si quieres sacar todas tus armas para mantener a raya a los bichitos, te proponemos esta refrescante combinación de aceites esenciales de CITRONELA, LIMÓN Y ALBAHACA. Utilízala en tu difusor de aromas o prepara una mezcla diluyendo 8 ó 10 gotas en 50 ml. de aceite de almendras y aplícala sobre el cuerpo para ahuyentar los insectos o para curar las picaduras en caso de que se produzcan. También puedes poner unas gotitas sobre tu ropa para disfrutar de su alegre y chispeante aroma.

ACEITE  DE MASAJE PIERNAS CANSADAS. Este aceite de masaje elaborado con aceites esenciales de CIPRÉS, ROMERO y LIMÓN, está indicado para prevenir la aparición de varices y aliviar las piernas. También activa la circulación y ayuda a rebajar la inflamación, sobre todo, al final del día.

SÉRUM DE ROSAS Y GERANIO. Este Sérum, cuyo ingrediente principal es el aceite de rosa damascena, nutre e hidrata las pieles más delicadas y sensibles, además, su delicado aroma floral proporciona una agradable sensación de bienestar y relajación. Ideal para acabar el día.

MANTECA DE KARITÉ. Es excelente para el cuidado de la piel seca y dañada. Especialmente recomendado para tratar zonas muy resecas como codos, pies y talones en verano.